Home / Destacados / 20 AÑOS DE LUCHA, 3862 HECTÁREAS COMUNITARIAS

20 AÑOS DE LUCHA, 3862 HECTÁREAS COMUNITARIAS

AUTOR: BIENAVENTURADOS LOS POBRES (BE.PE.)

La memoria del proceso organizativo en la lucha por la defensa de la tierra de las familias campesinas de Amicha, localidad del departamento de Río Hondo (Santiago del Estero). Recuperando la historia y los sueños de la comunidad.

Familias campesinas de Amicha, en el comienzo del conflicto

Amicha es una comunidad campesina del departamento Río Hondo, se ubica a unos 73 km. de la ciudad capital de Santiago del Estero. Hace más de veinte años los pobladores de la comunidad recibieron a distintos personajes que alegaban ser dueños de gran parte de las tierras de la comunidad, entre ellos dos empresas S.A. y un abogado, todos externos al territorio. A partir de esa situación difícil que amenazaba su paz social y su vida en el lugar, las familias se reunieron y fueron buscando qué podían hacer, que los puedan orientar. Se contactaron con abogados, personas conocidas, y así fueron llegando a las organizaciones que ya estaban en los territorios, como la Mesa Provincial de Tierra, INCUPO, BePe, Mocase, luego con la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, la Universidad Nacional, entre otras tantas que se acercaban a colaborar.

“Mis compañeros dicen que no deberíamos bajar los brazos porque ya hemos pasado muchas cosas… Lo peor yo pienso que no se echemos atrás, que luchemos, pero unidos”

Las familias salieron a participar para buscar ayuda, informarse y compartir experiencias que los ayuden a defenderse, pero, ante todo, tomando la decisión más importante que fue hacer uso del Derecho a la autodefensa pacíficamente. Cercaron con alambres y ramas secas lo que ellos consideraban era su comunidad: 3862 hectáreas, su lugar de vida. Y al mismo tiempo definieron, entre alrededor de 60 familias, contratar un abogado que iniciara el Juicio de Prescripción Adquisitiva de Dominio.
En el año 2000 tuvieron que cambiar de abogado entregando el caso al Dr. Fernando Santucho para reiniciar el mismo, logrando en octubre de 2015 sentencia firme de Reconocimiento del Derecho de las Familias a la Tierra. La misma declara que los mencionados actores han adquirido el inmueble por Usucapión Veinteañal (institución del derecho civil por la que quien poseyó un terreno, durante cierto tiempo establecido por la ley, se le premia haciéndolo dueño de esta).

“Pero uno les habla a los míos de lo que estamos haciendo de los derechos de la tierra que a mí no me van a tener toda la vida… tienen que aprender a defender sus derechos…”

Todas las instancias fueron apeladas por el que pretende las tierras hasta el 2018, con un recurso de amparo presentado en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el cual fue rechazado; dando lugar en
septiembre de 2019 a que se dé por finalizadas las instancias de apelaciones y se dé continuidad a la
sentencia de octubre de 2015 que ordena la inscripción del inmueble.

Familias de Amicha en la actualidad

El caso de Amicha es muy importante en nuestra provincia porque reconoce el uso comunitario de la
tierra a partir del concepto de condominio. Y más aún, es muy importante que nuestros magistrados hayan
puesto en juego las normas que reconocen el derecho de las familias campesinas que habitan la tierra de
tiempos memorables con sus modos particulares de habitar el territorio comunitariamente, ante los boletos
de compras de tierras u otras maneras con que muchos llegan a las comunidades rompiendo la Paz Social,
violentando y vulnerando sus derechos, dando lugar en este contexto al sistema que impone la Propiedad
Privada como única alternativa.

“De la gente que empezó con el juicio a luchar por la tierra… muchas han fallecido y se nota su ausencia…”

Si bien este es un gran logro para la comunidad de Amicha que, luego de 19 años de pelear
judicialmente ante todas las apelaciones interpuestas y demostrar que habitan el territorio, aún queda mucho por seguir luchando para un reconocimiento integral de la vida y los sistemas de producción de las familias
campesinas en la Justicia, como en los otros ámbitos institucionales del Estado que deben garantizar y
reconocer esos sistemas de vidas. Sólo en Santiago del Estero hay más de 1000 casos de conflictos de tierra no resueltos y sentencias de desalojo a familias y comunidades como Amicha.

“Nosotros se sentimos y somos dueños de esta tierra porque somos nacidos y criados aquí, mis abuelos, nuestros padres, nuestros abuelos y bisabuelos… son nacidos y criados aquí”

Después de muchos años el reencuentro, un momento emocionante y muy esperado por viejos y
jóvenes que continúan y continuarán caminando su historia como comunidad en la Tierra.

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*