Home / Noticias / Las diócesis del NEA debatieron sobre Agricultura Familiar

Las diócesis del NEA debatieron sobre Agricultura Familiar

syanovnik2

El encuentro fue inaugurado por el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik (Foto: Sin Mordaza)

Agentes pastorales, referentes de organizaciones campesinas y representantes de instituciones de promoción social de 15 diócesis del Nordeste Argentino (NEA) debatieron el fin de semana sobre la problemática de la agricultura familiar y los posibles caminos de acompañamiento y promoción desde la pastoral de la Iglesia.

Fuente: AICA

Del 6 al 8 de junio se celebró en Corrientes el encuentro interdiocesano “Agricultura familiar: desafíos para la pastoral de la Iglesia”, convocado por la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina y su homólogo de la arquidiócesis de Corrientes.

El encuentro fue inaugurado con una exposición del arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap., quien resaltó los tres valores de la agricultura familiar: la familia, el trabajo y la tierra.

El prelado manifestó: “La confianza en Dios nos debe llevar a colocar la persona y la familia en primer lugar, para que el trabajo de la tierra produzca frutos que dignifiquen a la persona”.

Junto con monseñor Stanovnik, también acompañó el encuentro el arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, quien brindó un saludo de bienvenida a los participantes del encuentro.

El diagnóstico
A manera de introducción, Eduardo Serantes y Carlos Vigil, de la Comisión Nacional Justicia y Paz, disertaron sobre desarrollo sustentable. Expresaron que si no existe un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental «se compromete el desarrollo de las actuales y futuras generaciones”. Por su parte, Vigil agregó: “La problemática de la agricultura familiar no es sólo de las familias campesinas”.

“Es de todo el país, y por lo tanto de la iglesia -explicó-. Son estas familias las que aportan riqueza cultural y alimentos a los pueblos y ciudades. Porque cuidan la biodiversidad. Porque su éxodo del campo agrava la ya muy mala distribución de la población en nuestro país empujando a las familias al hacinamiento en las grandes ciudades empeorando las situaciones de violencia y jóvenes sin futuro”.

La Red Agroforestal Chaco Argentina (REDAF) dio a conocer un relevamiento de conflictos ambientales y de tierras que afectan a miles de familias campesinas de la región, explicando que sus raíces provienen “del avance desmedido de los agronegocios que presionan expulsando a las familias de sus territorios”. El relevamiento constató que más de 130.000 personas son afectadas por conflictos de tierra y más de un millón y medio por conflictos ambientales, como contaminación por agrotóxicos.

Una parte importante del encuentro estuvo centrada en la exposición de diferentes experiencias de promoción humana. Referentes de la diócesis de Añatuya, en Santiago del Estero, contaron cómo a través de la “Mesa Zonal de Tierras” se logra enfrentar diferentes conflictos de tierra defendiendo los derechos y el arraigo campesino.

La Asociación Provincial de Ferias de Corrientes, que nuclea a 33 ferias con más de 300 familias asociadas, expuso los avances en el agregado de valor y la comercialización de sus productos fortaleciendo la soberanía alimentaria de los pueblos.

A su momento, la Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino (Acina) habló del “valor de la organización en la defensa de los derechos campesinos en los ámbitos provincial, regional y nacional mediante el reclamo de políticas públicas como la Ley de Regularización dominial, de Freno a los desalojos y la Ley nacional de agricultura familiar”.

Los interlocutores añadieron a las reflexiones las recientes novedades respecto de las llamadas “Mesas de diálogo”, en las que se tratan conflictos en diálogo directo con empresarios y autoridades gubernamentales, acompañados por la Iglesia y otras instituciones.

Luego tomaron la palabra las instituciones de inspiración cristiana. Compartieron su trabajo en apoyo a las organizaciones campesinas, como Incupo (Instituto de Cultura Popular), Fundapaz (Fundación para el Desarrollo, Justicia y Paz), Be.Pe. (Bienaventurados los pobres) y APCD (Asociación para la promoción de comunidades indígenas).

Además, expusieron sus experiencias de trabajo comunitario el Instituto Superior del Profesorado en Ciencias Agrarias y Protección ambiental de Capioví, en la diócesis de Puerto Iguazú. También se pudo saber más sobre la Fundación “Barca de la Esperanza”, que impulsa las comunidades eclesiales de base y la promoción de artesanías indígenas de Salta, y el trabajo de Cáritas de Concordia con el impulso de huertas agroecológicas comunitarias.

Problemas y propuestas
El domingo 8 estuvo destinado a trabajos grupales para avanzar en propuestas concretas para enfrentar las dificultades.

“Los conflictos de tierra y contaminación ambiental, las dificultades de comercialización de la producción y la debilidad de las organizaciones campesinas son problemas comunes a todas las diócesis”, explicó Carlos Vigil a manera de síntesis.

«Pero además, cada provincia tiene sus problemáticas particulares, como la megaminería en el noroeste, la deforestación y contaminación ambiental en Formosa y Chaco, o el problema de las represas en Misiones”, dice la declaración final.

Otra de las dificultades enunciadas es “el desconocimiento por parte de la sociedad de toda la problemática de la agricultura familiar, una desinformación muchas veces inducida para facilitar la continuidad de los abusos que se cometen contra el ambiente”.

A la hora de mencionar las propuestas de solución trabajadas en los grupos, Vigil expresó: “La mayoría pasan por fortalecer la conciencia y el compromiso de trabajo con el sector campesino dentro de las instituciones de la Iglesia: retomar los encuentros de Pastoral Social en conjunto con Justicia y Paz y Cáritas; impulsar ámbitos interinstitucionales como las mesas de tierra y defensa del ambiente, y a su vez, trabajar para fortalecer las organizaciones de la agricultura familiar para que sean protagonistas en la defensa de sus derechos y en la visibilidad de sus propuestas”.

Participaron referentes de las arquidiócesis de Corrientes, Resistencia y Salta, y de las diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, Formosa, Posadas, Oberá, Puerto Iguazú, Concordia, Jujuy, Gualeguaychú, Añatuya, Santiago del Estero y Reconquista.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*