Home / Noticias / Noticias Conflicto Ambiental / Gobernador de Misiones confirmó que se devastarán 700 mil hectáreas de selva

Gobernador de Misiones confirmó que se devastarán 700 mil hectáreas de selva

El gobernador de Misiones, Maurice Closs, anunció el 20 de octubre, en el marco del XIII Congreso Forestal Mundial, que el gobierno provincial aplicará políticas de protección en un millón de hectáreas de selva en Mision,es una provincia que conserva un millón setencientos mil hectáreas de bosques nativos según datos suministrados por el Ministerio de Ecología hace apenas un mes.

Con este anuncio, la Provincia profundiza su política de exterminio de la naturaleza en beneficio del sector Forestal y el Turismo.

por Sergio Alvez
Indymedia

El gobernador de Misiones, Maurice Closs, anunció el 20 de octubre, en el marco del XIII Congreso Forestal Mundial, que el gobierno provincial aplicará políticas de protección en un millón de hectáreas de selva en Misiones, una provincia que conserva un millón setencientos mil hectáreas de bosques nativos según datos suministrados por el Ministerio de Ecología hace apenas un mes. Esto significa que la Provincia profundizará en los siguientes años la política de devastar la selva «por derecha» (gracias a los «permisos de conversión», leáse licencias para destruir la selva) en beneficio de las grandes empersas forestales y las cadenas hoteleras o emprendimientos turísticos.

«Se enviará un proyecto de ley a la Legislatura provincial, antes de fin de año, y ésta convocará el proceso para discutir la zonificación de los bosques de la provincia. Buscaremos mantener alrededor de un millón cien mil hectáreas de selva en pie» anunció el gobernador en su disertación. «Además, la Provincia trabajará para reducir a un mínimo la deforestación, lanzando simultáneamente incentivos y programas para promover la restauración del bosque nativo en áreas prioritarias (como corredores ecológicos). Esta superficie a restaurar debería, en 2020, ser equivalente a la superficie habilitada para desmontes” completó el mandatario, bajo cuya joven gestión ya se han derribado más de mil hectáreas de selva sólo en Puerto Iguazú y con el objetivo de instalar lujososo complejos hoteleros, uno de ellos de propiedad familiar del gobernador.

Por su parte, siempre en el mismo evento, el Director General de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), Diego Moreno, estimó que «formalizar el proceso de ordenamiento territorial de la masa forestal de la Provincia es un gran paso para frenar la deforestación en Misiones, ya que permitirá minimizar la pérdida de diversidad biológica, sostener los servicios ambientales que brindan los bosques, y contribuir a la lucha contra el cambio climático. Exhortamos a las provincias que aún no realizaron su ordenamiento territorial a que lo hagan”.
Esta organización, Vida Silvestre, fue coorganizadora del congreso junto a Organización Mundial de Conservación (WWF). Se trata de un ente que promueve una campaña de Deforestación Neta Cero en el Bosque Atlántico, pero que tiene como meta …2020, cuando probablemente poco quede ya por proteger. Es bueno recordar que en 2007, año en que el conflicto entre Argentina y Uruguay se agudizaba a raíz de la inmiennte presencia de la papelera Botnia en el país vecino, la Fundación Vida Silvestre otorgó un «reconocimiento a la trayectoria» a la forestal chilena Alto Paraná S.A, poseedora a su vez de una de las papeleras más contaminantes de Latinoamérica en Puerto Esperanza (Misiones), pero además la mayor responsable de la destrucción de miles de hectáreas de bosques nativos en los últimos diez años.

Con epicentro en la sede de la Sociedad Rural Argentina, el Congreso Forestal Mundial, del cuál participan una enorme cantidad de empresas y otros agentes depredadores de selva a gran escala – más de 160 países participantes-, plantea paradójicamente «la lucha contra la deforestación».

Aún así se pudieron escuchar algunas voces críticas con el sector, como el caso de José Carlos Carvalho, secretario de Medio Ambiente de Minas Gerais, Brasil, quien advirtió en que «cuando la ley torna legal lo que no es sustentable, se producen pérdidas o costos ambientales muy altos. ‘Hay que dejar de hablar: es momento de osadía y de tomar decisiones para evitar la explotación maderera depredatoria.La llegada de una nueva generación de biocombustibles a partir de la explotación maderera también enciende luces de alarma porque incrementará la demanda de rollizos y de residuos que tendrán impacto sobre el ambiente y las personas que viven en los bosques y a su alrededor».

Los bosques nativos en Misiones

De acuerdo a datos recientes del Ministerio de Ecología de Misiones, la provincia tiene «1,7 millones de hectáreas de bosques nativos si se incluyen todos los que tienen altura promedio de 4 metros. Si el límite es de 7 metros, se estima que la superficie de 1,1 millón de hectáreas, unas 450.000 hectáreas son áreas naturales protegidas».

Con respecto a las áreas «protegidas», es justo destacar que la supuesta protección que desde la teoría se aplica con estas superficies no se ajusta a una realidad que muestra cientos de hectáreas desmontadas por completo en pleno Corredor Verder (con el visto bueno de las autoridades) y la inminente devastación de 15 hectáreas del Parque Provincial Teyú Cuaré (con pérdida de especies vegetales y animales únicas) a manos de la cota 83 de Yacyretá, situaciones que suceden con la complicidad absoluta del gobierno provincial, que no pone reparo alguno en ninguna de las masacres ambientales que desde hace mucho tiempo vienen acaeciendo en Misiones.

«En la provincia hay 207 productores con Planes de Ordenación Forestal en ejecución en una superficie de monte nativo bajo Ordenación Forestal 491997 has. Y en la Reserva de Biosfera Yabotí hay 31 propietarios con Planes de Manejo Forestal en una superficie total de 113697 hectáreas. En estas áreas se realiza la corta selectiva de árboles bajo las prescripciones de los planes de manejo forestal, que tienen como principio fundamental la conservación a perpetuidad de la cobertura boscosa» explican desde Ecología, lo que deja en claro que incluso hasta en una zona dónde no se debería poder cortar un sólo árbol más, como la Reserva Yabotí (que en un 90% está en manos privadas y de empresas depredadoras como Harriet S.A), se llevan a cabo extracciones y «conversiones» según el léxico oficial que disfraza otros términos más reales pero más duros para con los propósitos económicos del gobierno y las empresas, claramente orientados a explotar hasta el último remanente de la selva misionera.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*